La Vall d’Uixó

En el valle del río Belcaire, especialmente junto a les Coves de Sant Josep, se encuentran vestigios de presencia humana desde el paleolítico, cuando grupos de cazadores-recolectores hicieron de las cuevas del paraje su hogar. Íberos y romanos se establecieron en el municipio pero tenemos que esperar a la época andalusí para que se empezara a formar el casco urbano que ahora conocemos.

A la sombra del Castell d’Uixó, que da nombre a la ciudad, un rosario de alquerías se distribuyen a lo largo de la acequia que acercaba el agua de les Coves de Sant Josep, y que seguramente trazaron los romanos. A partir de la conquista de Jaume I se consolida la población, que cuenta con mercado todos los viernes desde 1310 por privilegio real.

Desde el siglo XV la localidad pasa a depender del Duque de Segorbe en la figura del infante Enrique, sobrino de Alfonso el Magnánimo, que tuvo palacio en la actual plaza del Ángel. A partir del siglo XVII estas alquerías se unifican en en dos núcleos urbanos, alrededor de las dos parroquias históricas, que marcan la idiosincrasia del pueblo; El Lloc de Dalt y el Lloc de Baix, la parroquia del Ángel y la de la Asunción respectivamente. Con el final de las guerras Carlistas, ya en el XIX, la Vall d’Uixó sufre un proceso industrialización alrededor del calzado, que culmina con la instalación de la fábrica Segarra.

Toda esta historia hace de la ciudad un importante centro de servicios, rica en cultura, importante calendario festivo. Una ciudad diversa y hospitalaria.

Galería de imágenes

Coves de Sant Josep

Les Coves de Sant Josep son el río subterráneo navegable más largo de Europa. Una joya natural única que permite adentrarse en las entrañas de la Serra d’Espadà a través de un camino trazado por el agua durante milenios. Además de un paisaje subterráneo privilegiado, les Coves de Sant Josep y su entorno son un importantísimo enclave cultural, con pinturas y grabados prehistóricos en la entrada de la cueva, únicas en toda la comarca y declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO o el poblado Ibérico de Sant Josep, junto a la ermita barroca de la Sagrada Familia.

Desde hace muchos años, el paraje de San José sirvió de asentamiento a los habitantes que poblaban el valle, por lo que no se conoce una fecha concreta del descubrimiento del río subterráneo. La cueva estuvo habitada hace más de 15.000 años (Paleolítico Superior) como se puede constatar por las pinturas rupestres y restos hallados en su interior.

La visita tiene una duración aproximada de 45 minutos, con una temperatura de 20ºC a lo largo de todo el año. Tambien se puede practicar el espeleokayak, una manera distinta y unica de visitar un rio subterráneo. En verano se celebra el Singin’ in the Cave, festival de música con marca Mediterranew Musix.

www.covesdesantjosep.es

Poblat de Sant Josep

Conjunto arqueológico declarado Bien de Interés Cultural por Orden Ministerial 07/04/81 (BOE 14/04/81). El poblado de San José esta situado en lo alto del cerro del mismo nombre, fue construido en la Edad del Bronce aunque tuvo su época de esplendor durante las etapas íberas y a finales del imperio romano. El asentamiento incluye un pequeño recinto amurallado y protegido por torres de planta cuadrangular, tres de las cuales aún pueden verse vestigios.

La muralla fue levantada a base de mampostería, obra hecha con piedras desiguales y ajustadas, es de pequeñas dimensiones y sólo tiene excavada una mínima parte. Así y todo, es un buen ejemplo de urbanismo ibérico, ya que se conserva una buena parte de su acrópolis, su gran fragmento de muralla (mas de 40 m), dos torres cuadradas, calles, escaleras y restos de haber habitado. Se puede visitar el interior del yacimiento concertando visitas guiadas en la Tourist Info.

Línea XYZ y sendas de montaña

Recorrer las sendas de la Vall d’Uixó, ademas de deporte y naturaleza, ofrece atractivos patrimoniales, con torres y castillos musulmanes o restos de los usos agrícolas y ganaderos tradicionales como arquitectura de piedra en seco. Un recurso cultural, reconocido como BRL por la Generalitat Valenciana y que se está poniendo en valor desde un punto de vista turístico en los ultimos años en distintos municipios es patrimonio que tiene como origen la Guerra Civil Española.

Vamos a recorrer un pequeño tramo del sendero que hemos habilitado por los restos de fortificación de la linea XYZ, construida por el gobierno constitucional de la República Española para frenar el avance de las tropas golpistas del general Franco. Un pequeño tramo que nos permitirá apreciar los valores patrimoniales y paisajísticos que ofrece esta senda.

Recorrido urbano Camí de l'Aigua

Proponemos recorrer el casco urbano siguiendo el trazado de la antigua acequia madre, que parte de les Coves de Sant Josep. Durante su recorrido encontramos diversos conjuntos patrimoniales: Conjunto de acueductos de Aigualit, de origen romano, con molinos medievales; barrios de origen musulmán como l’Alcudia o Zeneta; torre musulmana de Benissahat; iglesia del Ángel, con frescos del siglo XVIII obra de José Vergara; Iglesia de la Asunción, con una imponente arquitectura neoclásica, donde destaca la torre- campanario; casas solariegas como el Palau de Vivel o la casa del Conde de Ripalda, cisternas, lavaderos… Además de un importante patrimonio industrial.

Sendas de montaña

La Vall d’Uixó cuenta con una importante red de senderos, donde destacan los dos homologados; el PR-V-164, que parte desde les Coves de Sant Josep y el PR-V-241. Además de conocer la naturaleza y los valores paisajísticos del municipio

Birdwatching en La Vall d'Uixó

En la parte alta del río Belcaire encontramos una gran variedad de paisajes. La unión de zonas rocosas escarpadas con altos cortados a los pies de los cuales discurre el río; las masas forestales próximas de la Sierra de Espadán, así como las grandes áreas de cultivo, hacen de este municipio un lugar ideal donde encontrar aves de diversas familias y características, algunas de ellas de gran interés. Desde aquí podéis entrar al Parque Natural de la Sierra de Espadán, zona montañosa que destaca por su singularidad geológica y florística, que alberga poblaciones nidificantes de 22 especies de aves, y que es especialmente importante para la conservación de las rapaces.